ATENCIÓN!!! Nuevo lugar de reunión de la Comunidad Pentecostal Dimensión de Fe - Domingos 10hs en la Casa Ecuménica Popular - Manuel Artigas 6989 - Mataderos - Capital Federal

jueves, marzo 12, 2009

DECLARACIÓN SOCIAL DE LA FEDERACIÓN ARGENTINA DE IGLESIAS EVANGÉLICAS SOBRE LA PENA DE MUERTE.

La Federación Argentina de Iglesia Evangélicas (FAIE) dio a conocer su Declaración sobre la Pena de Muerte,la cual transmitimos textualmente.

“Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos e hijas del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen?” Evangelio según san Mateo 5, 43-46ª

Con una profunda preocupación pastoral, los miembros de la Junta Directiva de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas queremos aportar nuestra voz, reflexión y compromiso al debate que se ha instalado en nuestra sociedad con relación al tema de la pena de muerte. Reconocemos el derecho de toda persona y grupo a vivir en seguridad y gozar de la vida sin temores ni amenazas y estamos convencidos que la inseguridad exige una respuesta que supere soluciones simples y considere la complejidad del tema.

Indudablemente la falta de acceso a una vida digna, fuentes de educación y trabajo, también es violencia e inseguridad.

Compartimos con todas y todos ustedes algunas razones que nos llevan a oponernos profundamente a la introducción de la pena de muerte en nuestro sistema de justicia y de convivencia.

- La pena de muerte es incompatible con el Espíritu de Jesús de Nazaret, tal como lo encontramos en los Evangelios y con nuestro compromiso con la paz, la vida y la ética del amor que busca la justicia. Dignidad de las personas, seguridad y justicia no son incompatibles. Nuestra voz siempre reclamara justicia y jamás venganza. El amor evangélico supera el criterio de ojo por ojo y diente por diente y rechazamos la reparación del daño y la violencia con más daño y más violencia. La ética del amor nos lleva siempre a renovar nuestra esperanza y convicción que la redención y la rehabilitación son posibles.

- Tenemos la certeza que la pena de muerte no es una acertada respuesta a la inseguridad, porque no estamos solamente frente a un problema policial, sino que estamos frente a un problema profundamente social que exige respuestas sociales de diversa índole. La propuesta de la pena capital asume el argumento que los criminales realizarían una operación racional sobre el costo-beneficio antes de cometer una acto de violencia. Esa actitud es invisibilizar y desconocer que muchos de los crímenes se ejecutan bajo fuertes pasiones y la influencia de drogas y el alcohol.

- La pena de muerte es siempre producto de inequidades. Las estadísticas y la experiencia que surge de aquellos países que aún la aplican muestran que en definitiva son los pobres, los excluidos y los marginados los que mayormente sufren estas condenas.

- La pena de muerte es un método abierto a errores irremediables. Teniendo en cuenta la situación de la justicia en nuestro país tememos mucho sobre la equidad y transparencia en la aplicación de esta condena.

- La pena de muerte ignora las responsabilidades sociales y comunitarias que subyacen a muchas situaciones de inseguridad y cierra la posibilidad de un debate franco y honesto. Indudablemente reconocemos la responsabilidad individual pero ese reconocimiento no disminuye la responsabilidad gubernamental y social y de todas las comunidades de fe, de enfrentar los factores profundos sobre los que debemos actuar para cambiar comportamientos y realidades.

- La pena de muerte perpetua el concepto de venganza enmascarado en el ropaje de reparación y justicia. Nos oponemos a que el estado se transforme en un instrumento de venganzas personales.

- La pena de muerte ignora totalmente el concepto de rehabilitación. Como cristianos y cristianas comprometidos con nuestros fundamentos de fe, siempre tenemos esperanza en la redención y en la conversión de toda persona. Todo método que cierre esta posibilidad al arrepentimiento no puede ser parte de nuestras propuestas que buscan seguridad con justicia, arrepentimiento y perdón.

Buenos Aires, 11 de marzo 2009.
En nombre de la Junta Directiva de la FAIE,
Pr. Adolfo Pedroza Lic. Nicolás Rosenthal
Secretario Presidente



Pastores
Diego Javier Mendieta y Gabriela Soledad Guerreros
Dimensión de Fe, una Iglesia de todos y para todos...

sábado, marzo 07, 2009

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

UN DÍA COMO HOY…
El 8 de marzo de 1908, en Nueva York se levantaba una bandera que jamás dejaría de flamear, 40.000 costureras industriales de grandes factorías se declararon en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos, mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga, entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil. Durante la huelga, 146 mujeres trabajadoras murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga.

UN DÍA COMO HOY…
Como reacción ante la muerte de los 2 millones de soldados rusos en la primera guerra mundial, las mujeres rusas escogieron el 8 de marzo de 1917, para declararse en huelga en demanda de "pan y paz".

En memoria a estas mujeres de lucha, hoy y siempre homenajeamos a todas las mujeres comprometidas que luchan y trabajan por nuestros pueblos de Latinoamérica y el mundo.

Pedimos al Dios de la Vida, el Dios que camina con los pobres y oprimidos por todas las mujeres atropelladas, las de nuestro país y de toda América Latina...

Por todas las mujeres trabajadoras…
- Por todas las mujeres comprometidas con el prójimo y luchan por sus derechos…
- Por las mujeres que han sido abusadas por sus patrones o por los hijos de los mismos...
- Por todas las mujeres que son explotadas y discriminadas…
- Por las mujeres que en sus hogares, son maltratadas por sus esposos y por sus hijos...
- Por tantas mujeres solas que hacen las veces de padre y de madre...
- Por todas las mujeres mayores que son olvidadas y despreciadas…
- Por todas las mujeres que desde la política luchan y trabajan por un mundo nuevo y libre de toda opresión…
- Por todas las mujeres inmigrantes, aborígenes que conservan su cultura fuera de su tierra.
- Por todas la mujeres de la villa y asentamientos que con un alto compromiso ponen desayuno, almuerzo, merienda y cena a centenas de personas carenciadas.
- Por vos hija, madre y abuela que con tu doble trabajo (fuera de casa y el doméstico de todos los días) impulsas el desarrollo de una sociedad que aún no reconocer tu labor ni sabe recompensarla.

OREMOS JUNTOS/AS

Sopla espíritu de Dios, para que no olvidemos la lucha de aquellas mujeres que perdieron su vida por defender sus derechos.

-Óyenos, Señor, Oye la oración; Inclínate, Oh Dios, y danos tu paz.

Sopla espíritu de Dios, para que se respete la igualdad de género

-Óyenos, Señor, Oye la oración; Inclínate, Oh Dios, y danos tu paz.

Sopla espíritu de Dios, en aquellos y aquellas que quieren atropellar a los más débiles, negándoles el derecho de defender lo justo.

-Óyenos, Señor, Oye la oración; Inclínate, Oh Dios, y danos tu paz.

Sopla espíritu de Dios, para que todos los días sean ocho de marzo, y recordemos y divulguemos con respeto lo sucedido a 129 mujeres aquel 8 de marzo de 1908.

-Óyenos, Señor, Oye la oración; Inclínate, Oh Dios, y danos tu paz.

Sopla espíritu de Dios, para que se termine el miedo, el dolor, la soledad de tantas mujeres víctimas de violencia.

-Óyenos, Señor, Oye la oración; Inclínate, Oh Dios, y danos tu paz.

Sopla espíritu de Dios, para que juntas y juntos despertemos a una vida nueva, sin atropello, con libertad, con igualdad de derechos sin discriminación.

-Óyenos, Señor, Oye la oración; Inclínate, Oh Dios, y danos tu paz.

Sopla espíritu de Dios, para que se unan las voces proclamando tu amor, tu paz, tu misericordia. Amén.
(Mary Piñeyrúa – Uruguay)

“El 20,6 % de la población argentina es pobre, y la pobreza tiene rostro de mujer”



Pastores
Diego Javier Mendieta y Gabriela Soledad Guerreros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas Populares: las más leída en los últimos 7 días

DOCUMENTOS Y DECLARACIONES PÚBLICAS.

Traductor

Seguidores