ATENCIÓN!!! Nuevo lugar de reunión de la Comunidad Pentecostal Dimensión de Fe - Domingos 10hs en la Casa Ecuménica Popular - Manuel Artigas 6989 - Mataderos - Capital Federal

jueves, abril 07, 2011

LA CRUZ: SÍMBOLO DE RESISTENCIA Y DOMINACIÓN

LA CRUZ: SÍMBOLO DE RESISTENCIA Y DOMINACIÓN

Jesús volvió a Galilea con el poder del Espíritu, y su fama corrió por toda aquella región. Enseñaba en las sinagogas de los judíos y todos lo alababan. Llegó a Nazaret, donde se había criado, y el sábado fue a la sinagoga, como era su costumbre. Se puso de pie para hacer la lectura, y le pasaron el libro del profeta Isaías. Jesús desenrolló el libro y encontró el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí. El me ha ungido para llevar buenas noticias a los pobres, para anunciar la libertad a los cautivos y a los ciegos que pronto van a ver, para poner en libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor. Jesús entonces enrolló el libro, lo devolvió al ayudante y se sentó, mientras todos los presentes tenían los ojos fijos en él. Y empezó a decirles: "Hoy se cumplen estas palabras proféticas y a ustedes les llegan noticias de ello." Todos lo aprobaban y se quedaban maravillados, mientras esta proclamación de la gracia de Dios salía de sus labios. Y decían: "¡Pensar que es el hijo de José!» Jesús les dijo: "Seguramente ustedes me van a recordar el dicho: Médico, cúrate a ti mismo. Realiza también aquí, en tu patria, lo que nos cuentan que hiciste en Cafarnaúm." Y Jesús añadió: "Ningún profeta es bien recibido en su patria. En verdad les digo que había muchas viudas en Israel en tiempos de Elías, cuando el cielo retuvo la lluvia durante tres años y medio y una gran hambre asoló a todo el país. Sin embargo Elías no fue enviado a ninguna de ellas, sino a una mujer de Sarepta, en tierras de Sidón. También había muchos leprosos en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio." Todos en la sinagoga se indignaron al escuchar estas palabras; se levantaron y lo empujaron fuera del pueblo, llevándolo hacia un barranco del cerro sobre el que está construido el pueblo, con intención de arrojarlo desde allí. Pero Jesús pasó por medio de ellos y siguió su camino.

San Lucas 4:14-30 
Biblia Latinoamericana

Durante todo su ministerio, desde el bautismo donde recibe el Espíritu Santo en el Jordán hasta la hora de su muerte, Jesús fue resistido y blasfemado por el Imperio Romano, sus aliados y sectores religiosos, pero también sufrió verdaderos atentados contra su vida. 

Desde que Jesús se asoma en la historia de la humanidad el Imperio Romano decide acabar con la vida del Hijo de Dios encarnado en aquel joven rebelde que revolucionaba la vida de las personas y los pueblos. Al igual que los poderosos de ayer, hoy y de siempre que utilizan el terror y la muerte contra quienes se rebelan, denuncian la dominación, luchan y trabajan enérgicamente por la liberación en todas sus expresiones. 

La cruz en los tiempos de Jesús era símbolo de castigo y de muerte: con ella el Imperio Romano castigaba la desobediencia y la rebeldía. 

La cruz ha tenido y sigue teniendo múltiples significados: 

Para algunos/as sigue siendo el instrumento con el cual se acalla la voz marginada y con el que se violan los derechos fundamentales para la vida, porque es la misma cruz de las “cruzadas”, de las “conquistas”, del “holocausto”, de las “doctrinas de la seguridad nacional”, del “capitalismo”, de la “violencia de género”, etc.

Y para otros/as la cruz sigue y seguirá siendo símbolo de resistencia, de esperanza y de liberación; porque es la cruz de Jesús, de los/as cristianos/as del primer siglo, de Lutero, de Wesley, de Seymour, de Luther King, de Romero, de Mugica, de Angelelli, de Mauricio López, de Pocho Lepratti, de Gabriel Vaccaro y de todos/as aquellos que desde la fe y con la fuerza del Espíritu Santo luchamos y trabajamos por un mundo nuevo.

El evangelista y médico Lucas en su texto nos relata la esencia del mensaje de Jesús, su opción por los despreciados y su posicionamiento teológico/político. Un mensaje que impartía vida, que conquistaba corazones y despertaba la conciencia de los pueblos. Una opción a favor de la vida y de rebeldía frente a la muerte. Un posicionamiento teológico/político direccionado a la liberación integral de la humanidad y la creación. 

En este sentido Jesús provocó el rechazo del Imperio Romano, sus aliados y sectores religiosos.

Jesús volvió a Galilea, su pueblo. Pero no lo hizo de la misma manera, había tenido una maravillosa experiencia en el río Jordán, ahora estaba lleno del poder del Espíritu Santo, con el corazón encendido, decidido a revolucionar las vidas y los pueblos, convencido de que el Reino de Dios es posible.

Como era su costumbre, un día sábado entró a la sinagoga de su pueblo natal, Nazaret. Jesús ya era conocido, allí se había criado, los presentes lo habían visto crecer, conocían de sus travesuras, de su rebeldía, de su amor y ternura. 

Entonces le acercan el rollo del Profeta Isaías y con voz penetrante comenzó a leer: 

El Espíritu del Señor está sobre mí. El me ha ungido para llevar buenas noticias a los pobres, para anunciar la libertad a los cautivos y a los ciegos que pronto van a ver, para poner en libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor. 

Este era su primer sermón o discurso público, allí estaba plasmada su misión, su programa político, y éste despertó apoyo y rechazo, como siempre ocurre con los que abrazan el proyecto liberador del Dios de la vida. 

Los que se incomodaron por su mensaje desataron una campaña difamatoria: lo descalificaban, se burlaban, querían matarlo. 

Como Iglesia Evangélica Pentecostal, debemos entender que el mensaje de la Iglesia/Comunidad es o debería ser el Evangelio, y siempre debe incomodar a los cómodos y acomodar a los incómodos.

El Evangelio de Jesús nos interpela, nos empuja a tomar partido frente a determinadas situaciones de injusticia y de opresión; y si estamos llenos/as del poder del Espíritu Santo, no erraremos el blanco: sabremos pararnos en el lugar indicado y nuestro mensaje será el correcto, infundiremos esperanza y aliento a los débiles. Lo lograremos, aun después de que quienes históricamente rechazaron la esencia del mensaje transformador de Jesús se encargaran de licuar, distorsionar y deformar su esencia.

Lucas termina con algunos detalles importantes: los “cómodos” se incomodan, se indignan, se levantan y empujan a Jesús con la intención de arrojarlo desde un barranco y así asesinarlo. Pero Jesús pasó por en medio de ellos, y siguió su camino. 

Estimados hermanos/as y compañeros/as: convencidos/as del evangelio que proclamamos y del poder del Espíritu Santo que nos impulsa en la acción pastoral de la Iglesia; frente a los atropellos que venimos sufriendo, como las campañas difamatorias y los intentos de arrojarnos al vacío, debemos hacer como Jesús: sigamos nuestro camino celebrando la vida, proclamando la buena noticia, sirviendo solidaria y comprometidamente a los sectores empobrecidos de nuestro barrio y de la ciudad, porque ése el camino estrecho por el que reconstruiremos su Reino. Amén. 


Pastores Diego Mendieta y Gabriela Guerreros

(RDF) Reflexiones - Dimensión de Fe Semanario Oficial de la Comunidad Dimensión de Fe, una Iglesia de todos y para todos... (Asociación La Iglesia de Dios) Pensamientos Reflexiones y Noticias que abordan temas actuales desde una perspectiva Teológica y Pastoral. Av. Juan B. Alberdi 5250 (Mataderos), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas Populares: las más leída en los últimos 7 días

DOCUMENTOS Y DECLARACIONES PÚBLICAS.

Traductor

Seguidores