ATENCIÓN!!! Nuevo lugar de reunión de la Comunidad Pentecostal Dimensión de Fe - Domingos 10hs en la Casa Ecuménica Popular - Manuel Artigas 6989 - Mataderos - Capital Federal

domingo, enero 06, 2013

Reflexión Pastoral para el nuevo año...

 UN NUEVO AÑO PARA ANUNCIAR
Y PREPARAR EL CAMINO: un feliz año nuevo.

Este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén para preguntarle: «¿Quién eres tú?» Juan lo declaró y no ocultó la verdad; y declaró: «Yo no soy el Mesías.»
Le preguntaron: «¿Quién eres, entonces? ¿Elías?» Contestó: «No lo soy.» Le dijeron: «¿Eres el Profeta?» Contestó: «No.» Entonces le dijeron: «¿Quién eres, entonces? Pues tenemos que llevar una respuesta a los que nos han enviado. ¿Qué dices de ti mismo?» Juan contestó: «Yo soy, como dijo el profeta Isaías, la voz que grita en el desierto: Enderecen el camino del Señor.»
Los enviados eran del grupo de los fariseos, y le hicieron otra pregunta: «¿Por qué bautizas entonces, si no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Les contestó Juan: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay uno a quien ustedes no conocen, y aunque viene detrás de mí, yo no soy digno de soltarle la correa de su sandalia.»
Esto sucedió en Betabará, al otro lado del río Jordán, donde Juan bautizaba.
Al día siguiente Juan vio a Jesús que venía a su encuentro, y exclamó: «Ahí viene el Cordero de Dios, el que carga con el pecado del mundo. De él yo hablaba al decir: “Detrás de mí viene un hombre que ya está delante de mí, porque era antes que yo”. Yo no lo conocía, pero mi bautismo con agua y mi venida misma eran para él, para que se diera a conocer a Israel.»
Y Juan dio este testimonio: «He visto al Espíritu bajar del cielo como una paloma y quedarse sobre él. Yo no lo conocía, pero Aquel que me envió a bautizar con agua, me dijo también: “Verás al Espíritu bajar sobre aquel que ha de bautizar con el Espíritu Santo, y se quedará en él”. Sí, yo lo he visto, y declaro que éste es el Elegido de Dios.»


San Juan 1:19-28

Los jefes judíos – sacerdotes y levitas cómplices de la opresión del imperio romano - conocían bien la misión que realizaba Juan el Bautista en la orilla del río Jordán: una tarea evangelizadora comprometida con la realidad de su pueblo, la cual le permitía interpretar y sentir los dolores y las esperanzas de los humildes; una tarea profética en defensa de la vida y la construcción del Reino de Dios.

Estaban preocupados y decidieron interrogarlo. Así sucede siempre con los poderosos y sus aliados, cuando sus intereses se encuentran amenazados por la organización, la justicia y la verdad, se preocupan y rápidamente colocan bajo la lupa a las y los que se atreven a levantar la voz de los silenciados.

La respuesta de Juan es clara y contundente: no es el Mesías, ni Elías, ni el profeta; es simplemente una voz que grita en el desierto, que invita a la conversión; administra un bautismo con agua como anticipo del nuevo bautismo que implantará el Mesías. SU MISIÓN ES LA DE ANUNCIAR Y PREPARAR EL CAMINO PARA LA LIBERACIÓN.

Juan el Bautista con su misión nos muestra cuál ha de ser la nuestra: ser anunciadores/as y mensajeros/as de la Buenas Noticias y la liberación, que hagan visible el amor, la justicia y la paz de Dios en medio de los hermanos y el conjunto de nuestro pueblo.

Estimados hermanos/as y compañeros/as: Los/as cristianos/as tenemos la imperiosa responsabilidad de preparar el corazón del mundo para que pueda escuchar la voz de Dios. Somos enviados/as al igual que Juan a proclamar esperanzas y liberación en un mundo donde el mismo imperialismo – pero más sofisticado - sigue oprimiendo, violando y matando.
Este nuevo año que se abre trae nuevos desafíos, y como creyentes militantes del Evangelio debemos recoger el ejemplo de Juan el Bautista y de tantos profetas, de Jesús y los primeros cristianos/as, de tantos hombres y mujeres que a lo largo de la historia han sabido VER la realidad del pueblo con los ojos de Jesús, JUZGAR esas realidades a la luz de la Palabra Viva y ACTUAR impulsados y con las fuerzas del Espíritu Santo tomando partido por los más débiles, pobres y excluidos.

Sin dudas que a lo largo del año que acabamos de cerrar hemos realizado valiosos esfuerzos: somos convocados/as a redoblarlos y multiplicarlos ANUNCIANDO LA BUENA NOTICIA Y PREPARANDO EL CAMINO PARA LA LIBERACIÓN.
Ojalá que el 2013 sea el año marcado por esa tarea, por el trabajo cristiano de lucha colectiva para la Paz y la Justicia, que es la forma cristiana de entender la felicidad.

Pastor Diego Mendieta
Pastora Gabriela Guerreros
Comunidad Dimensión de Fe
Una Iglesia de todos y para todos...

Reflexiones - Dimensión de Fe Semanario Oficial de la Comunidad Dimensión de Fe, una Iglesia de todos y para todos... (Asociación La Iglesia de Dios) Pensamientos Reflexiones y Noticias que abordan temas actuales desde una perspectiva Teológica y Pastoral. Av. Juan B. Alberdi 5250 (Mataderos), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas Populares: las más leída en los últimos 7 días

DOCUMENTOS Y DECLARACIONES PÚBLICAS.

Traductor

Seguidores