ATENCIÓN!!! Nuevo lugar de reunión de la Comunidad Pentecostal Dimensión de Fe - Domingos 10hs en la Casa Ecuménica Popular - Manuel Artigas 6989 - Mataderos - Capital Federal

lunes, diciembre 07, 2015

A propósito del bastón de mando presidencial y el traslado de los atributos

A propósito del bastón de mando presidencial y el traslado de los atributos
San Juan 10:1-6

El bastón presidencial tiene una carga simbólica importante, y si bien la discusión acerca del bastón y el traspaso de los atributos presidenciales se instalan en los medios de comunicación con el propósito de distraer la atención popular, mientras los ministros - gerentes de grandes empresas y economistas - del nuevo gobierno, están pergeñando las peores medidas políticas y económicas que golpearían directamente en el bolsillo de los trabajadores/as y la mesa de los pobres de nuestra tierra. Vale entonces, reflexionar sobre lo simbólico.

En el imaginario colectivo el bastón tiene un triple simbolismo: como apoyo, como guía y como instrumento de castigo. Es sostén, defensa y guía. Tal vez por eso se lo carga de los significados de poder, soberanía y el comando.

El bastón o cayado es uno de los elementos importantes en el equipaje de un pastor de ovejas, La vida del mismo es muy dura y su tarea no sólo es constante sino que expone su vida a un peligro permanente, ya que además de guiar y conducir al rebaño a pastos y aguas frescas, su trabajo consiste en proteger al rebaño de los ataques de las fieras salvajes del campo, pero también de los ladrones y cuatreros.

En el Antiguo Testamento, Dios se representa a menudo como pastor y el pueblo como Su rebaño. “El Señor es mi pastor: nada me falta; en verdes pastos él me hace reposar. A las aguas de descanso me conduce…” (Salmo 23:1-2). El Profeta Isaías anuncia que Jesús el Obrero, el enviado de Dios, será el Pastor de las ovejas. “Como pastor lleva a pastar a su rebaño y su brazo lo reúne: toma en brazos a los corderos, y conduce a las paridas” (Isaías 40:11).

Pero también los líderes y gobernadores del pueblo de Israel recibían el nombre de pastores, a los que el Profeta Ezequiel denuncia fuertemente diciendo: “Se me comunicó esta palabra de Yavé: " ¡Hijo de hombre, habla de parte mía contra los pastores de Israel, profetiza! Les dirás a los pastores: Esta es una palabra de Yavé: ¡Ay de ustedes, pastores de Israel: pastores que sólo se preocupan de ustedes mismos! ¿Acaso el pastor no tiene que preocuparse del rebaño? Se alimentan de leche, se visten con lana, sacrifican los animales gordos, pero no se preocupan de sus ovejas. No han reanimado a la oveja agotada, no se han preocupado de la que estaba enferma, ni curado a la que estaba herida, ni han traído de vuelta a la que estaba extraviada ni buscado a la que estaba perdida. Y a las que eran fuertes, las han conducido en base al terror…” (Ezequiel 34:1-4)

Los textos de San Juan nos relatan que con esta labor cotidiana Jesús se identifica y se define a sí mismo como un buen y verdadero Pastor. Podríamos decir que Jesús decide serlo, una opción que marca el rumbo de su vida y determina su muerte y resurrección.

Sus discípulos lo llamaban de diferentes maneras durante su vida e incluso después. Sus enemigos también lo calificaban de hereje y de subversivo, pero él se llamó a sí mismo Pastor, y en ese rol Pastoral arriesga su vida para buscar y salvar la oveja perdida (Mateo 18:12; Lucas 15:4) y tiene compasión de la multitud porque la ve como a ovejas sin pastor (Mateo 9:36; Marcos 6:34). Entonces es el pueblo: los pobres y marginados, los extranjeros, las viudas y los huérfanos. . . hombres, mujeres y niños oprimidos por el Imperio y sus aliados quienes se transforman en aquel rebaño, son ellos quienes escuchan su voz y lo reconocen.

El lenguaje utilizado en el texto es fuerte porque la denuncia que Jesús hace es fuerte. Jesús acusa a sus enemigos, a los saduceos y fariseos, de ser "ladrones y bandidos", porque predican doctrinas que justifican el sistema de opresión, y utilizan la religión para adormecer las conciencias y sembrar el temor.

Jesús define categóricamente la naturaleza y el carácter del pastor: "el que entra por la puerta es el pastor que cuida las ovejas." Describe sus funciones: llamar a cada oveja por su nombre, sacarlas del redil y caminar delante de ellas. Las ovejas lo siguen porque reconocen su voz le tienen confianza, en cambio, rechazan la voz de los desconocidos.

Con mucha autoridad Jesús explica que "el ladrón viene solamente para robar, matar y destruir": para robar las ilusiones de justicia, para privatizar los sueños, para matar el espíritu de rebeldía y de resistencia de los pueblos oprimidos, para destruir la esperanza y condenarnos a un infierno donde se castiga a los pobres y a los débiles.

"…yo he venido para que tengan vida y la tengan en plenitud ", proclama Jesús. Él se manifiesta por la vida, y por una vida digna de ser vivida.

Este es el sueño del que somos parte, ésta es la bandera de los pueblos de Latinoamérica, de los pobres y débiles de los lugares más recondos de nuestro continente. Ésta es la esperanza de nuestros pueblos, que hoy se están enfrentando a aquellos que están viniendo a robar, matar y destruir el sueño de la vivienda digna, de la salud y de la educación pública; del trabajo digno para todas y todos...


Pastor Diego Mendieta


Reflexiones - Dimensión de Fe Semanario Oficial de la Comunidad Pentecostal Dimensión de Fe, una Iglesia de todos y para todos... Pensamientos Reflexiones y Noticias que abordan temas actuales desde una perspectiva Teológica y Pastoral. Manuel Artigas 6989 (Mataderos), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas Populares: las más leída en los últimos 7 días

DOCUMENTOS Y DECLARACIONES PÚBLICAS.

Traductor

Seguidores